Me Culparon - Daniel Habif





Miles de veces quise ayudar y termine siendo el culpable, tantas que termine creyendo que lo era, jamás he huido de mis responsabilidades y mucho menos he jugado un papel de víctima, siempre saque la casta y pague los golpes que tocarán, pero hubo momentos en mi vida que me inunde de lagrimas por dentro, aprendí a castigarme a mi para que no fueran castigados los que no soportarían las consecuencias, ese dolor me llevo a pensar cosas terribles y hubo momentos donde mi alma estaba a un paso del precipicio, pensé que jamás lograría limpiar la bodega de culpas que muchos depositaron en mi corazón. La Culpa es un sigiloso asesino, no tiene sombra, es humedad que se encarna en el alma, tiene diferentes voces, te acusa por las noches, y te persigue por las mañanas, es un eco que se aparta a lo lejos, es la alarma que te recuerda que NO LO MERECES. Pero DIOS entra y barre con todo, si... CON TODO y donde había llagas y desorden, deja la cama tendida y el cuarto perfumado.