Querido, seguir a DIOS es difícil, pero no seguirlo, es más Daniel Habif


Querido, seguir a DIOS es difícil, pero no seguirlo, es más. Voltea a ver el cielo y si así está el cielo, imagínate a su creado. Si no crees en Él, no te niegues la posibilidad de investigar diligentemente, encamínate en una aventura personal, en una búsqueda llena de tormentas y calmas, y si en ese recorrido DIOS no es tu piloto: lo más seguro es que estés en el avión equivocado y si en tu mundo, tu eres el más grande, quizás tu mundo es muy pequeño.
Si no tienes padre, ahí está el mejor, si no tienes amigos, ahí está el mejor, si no tienes socio ahí está el mejor, si no tienes líder, ahí está el mejor, sino tienes maestro ahí está el mejor. No somos de izquierda, no somos derecha, todos somos de arriba.
Hay un futuro prometedor en tu vida, aunque todos te digan lo contrario, sé que hay circunstancia que haz atravesado y que han quedado grabadas en ti y son difíciles de olvidar, pero debes saber que hay dos días a la semana que ya no deben de preocuparte, uno de ellos es el AYER, aunque ayer tuviste errores y dolores, HOY es necesario dejarlo ir. El otro día es el MAÑANA y este no te pertenece, el mañana traerá sus afanes y adversidades, entonces lo único que te queda es el HOY. Lo demás son preocupaciones inútiles, no existen los errores del ayer y ni del mañana, solo los errores de no intentarlo ahorita… HOY.
DIOS NO HACE CHATARRA, Dios te ama cuando eres débil o cuando eres fuerte, cuando eres bueno o cuando eres malo, cuando le hablas o cuando callas, cuando le crees y cuando no, cuando lo niegas y le gritas. DIOS jamás cambia, jamás titubea, jamás se contradice, jamás llega tarde, jamás te abandona. Levántate querido porque todo desde el suelo se ve más grande, inténtalo de nuevo con Dios y nada ni nadie podrán detenerte. Ni hoy, ni nunca.